Naturalistes a trenc d'ona

Un espai per recollir recursos i activitats de ciències naturals, biologia i geologia a la costa (nivell Educació Secundaria)
Per supost esteu convidats a participar, podeu contactar amb nosaltres en www.biologiageologia.com



En el litoral podemos observar una serie de ecosistemas generalmente bien delimitados que se distribuyen en una serie de franjas o cinturones paralelos a la línea de costa, por encima y por debajo del nivel del mar.

365997514_91ca1be3a6.jpg








Como norma general, la amplitud de esta zonación va a depender de la intensidad de la influencia directa o indirecta del mar, es decir, de la exposición a la intensidad del oleaje, amplitud de las mareas, intensidad de los vientos, topografía, etc... (M. Costa et al., 1984)
Esta secuencia natural de los ecosistemas litorales muy a menudo está rota por por la acción del hombre.

el_roto.jpg








Estos ecosistemas litorales se agrupan en dos grandes dominios (M. Costa et al. 1984):
  • Dominio marítimo: agrupa todo el conjunto de de comunidades constituidas por especies de flora y fauna de origen terrestre adaptadas a la influencia más o menos intensa del mar
  • Dominio marino: en sentido estricto agrupa al conjunto de comunidades constituidas por especies de que viven permanentemente sumergidas, además de aquellas otras de origen marino adaptadas a a soportar los rigores de la desecación e insolación ligados al medio aéreo.
En este wiki nos referiremos concretamente al dominio marino de la costa occidental del mar Mediterráneo
En el dominio marino podemos diferenciar cuatro zonas:
  • Supralitoral
  • Mediolitoral
  • Infralitoral
  • Circalitoral
Haremos especial hincapié en las zonas más accesibles (supralitoral y mediolitoral) y en algunas comunidades singulares del infralitoral (por ejemplo las praderas de Posidonia)

Cuando intentamos estudiar por primera vez la zonación costera, observamos decepcionados que esta no es tan clara y definida como pensábamos. Las irregularidades en la zonación no indican caos, sino que revelan un entramado de interacciones, algunas de las cuales podemos tener la suerte de poner de manifiesto. Es de la mayor importancia evitar un acercamiento superficial o excesivamente simplificador; la irregularidades son más una buena oportunidad que una razón para desesperarse. Estudiando las aparentes excepciones podemos descubrir parte, al menos, de la ley general (Bennet y Humphries, 1985)


Documentos



Tipificación de las zonas del bentos en el Mediterràneo
Costas Rocosas: Transecto tipo idealizado
Costas Arenosas: Transecto tipo idealizado